55-5171-8768

Cómo Elegir Unas Buenas Botas de Montaña

 Ahora que está por empezar la mejor temporada para hacer montaña en nuestro país, siempre nos preguntan cómo elegir unas buenas botas de montaña y creemos que es una pregunta muy válida ya que es a nuestra opinión es la primera y más importante inversión si es que vamos a empezar con este deporte. Por lo que les damos los siguientes tips.

 Protecciones exteriores

 Es lo más rápido de ver en cualquier bota y en lo que debemos fijarnos muy bien. Por ejemplo comprobar que las costuras vengan reforzadas, como doble costura. Esta tiene que tener buena apariencia y si además vienen con goma en la punta o en el talón, comprobar que este no está pegado con  pegamento incluso a veces se ve el pegamento… mala señal. No sería la primera vez, que se me despegan las protecciones de una bota.

 Muchos modelos llevan una cinta en la parte posterior para poder pasar las agujetas y así ofrecer mayor sujeción. También es usado para colocarse la bota con más facilidad.

 Además muchas botas llevan punta de goma reforzada o incluso toda la parte inferior de la bota. Esto no solo combate las rozaduras sino que también es una protección adicional contra el agua. Este tipo de botas suele tener un precio más elevado y suelen llevarlo las botas de mayor calidad. Ojo esto a veces incrementa el peso de la bota…

El tipo de suela es primordial

 Uno de los factores esenciales al elegir unas buenas botas de montaña es la suela. Está debe cumplir 3 factores fundamentales: resistencia, agarre y comodidad. Si no se cumple esta regla, la bota nos dará muchos problemas

 Vibram: es la referencia en el mercado y probablemente la mejor suela que podamos encontrar. Al ser una patente independiente a la marca de las botas, éstas tienen incrementado su precio. Es nuestra suela favorita y utilizada por la mayoría de fabricantes de calzado. No obstante en algunas botas he notado que en suelos duros y húmedos, el agarre no es el deseado. Lo ideal es que la bota tenga tacos más profundos para ofrecer mayor agarre.

  • Omni-Grip: usada por la marca Columbia para abaratar sus botas. No es mala pero sigo prefiriendo la Vibram
  • Contagrip: suela utilizada por Salomon y Adidas. La verdad es que funciona bien, pero para mi gusto un poco dura, pero muy resistente.
  • Continental: utilizada principalmente en calzado de trail principalmente y como te habrás imaginado el material usado es caucho de esta marca de neumáticos. Hay pocas botas que hagan uso de esta suela. 

 Con las suelas nos encontraremos con diferentes durezas. Blanda, semi-dura y rígida. La última es usada en invierno, las dos anteriores generalmente en verano. Personalmente uso la semi-dura, ya que con el tiempo la bota tiende a ceder y con la práctica son mucho más seguras que las blandas. Si no sueles caminar demasiado por la montaña, usa suela blanda que es la más habitual en verano y otoño.

 El interior de la bota

 Para empezar cada modelo de bota/fabricante es diferente la una de la otra, por lo que ojo en las compras por Internet. Con saber el número no es suficiente ya que la horma de tu pie juega un papel fundamental. No todos los pies tienen la misma anchura, por lo que unas botas hay que probárselas siempre antes de comprarlas. Hay fabricantes que hacen botas para pies anchos y otros para pies más estrechos. Todo dependerá del modelo así que no nos queda más remedio que probar y probar.

 Otro detalle a valorar es el tipo de plantilla utilizado. Cada fabricante de botas de montaña diseñan su propia plantilla y algunos incluso combaten la aparición de hongos, malos olores, etc., pero un factor importantísimo es que esta se amolde a la forma de nuestro pie, que no sea rígida. Y con esto me refiero a la plantilla y no a la bota.

 Botas cómodas

 Muchas tiendas cuentan con una tabla con terreno pedregoso con el objetivo de probar la bota. Tener muy en cuenta que debes probar ambas y generalmente comprarlas con medio número más del que usas habitualmente. Con tu número actual probablemente te sientas cómodo en terrenos llanos o en subidas, pero durante las bajadas es donde puedes tener un grave problema. Este surge al desplazarse el pie unos milímetros hacia delante en cuestas pronunciadas, chocando los dedos de los pies en la puntera produciendo molestias y ampollas por supuesto. Consejo, ponte las botas y da una patada rozando el suelo hacia delante. Si tus dedos chocan con exceso con la punta, ese no es tu número.

 El agua es tu peor enemigo

 Un elemento indispensable en toda bota de montaña es la membrana que impide que nuestros pies se mojen y a su vez transpiren lo máximo posible. Esto último es más complicado, dado que los calcetines que llevemos juegan un papel fundamental en la transpiración.

 Este tipo de membranas han conseguido una impermeabilidad excelente. ¿Y cómo podemos conseguir repeler el agua y a su vez expulsar nuestra humedad? Bueno, si pudiéramos pasar un microscopio por una de estas membranas veríamos que tienen unos poros muy pequeños, tan pequeños que una gota de agua no es capaz de traspasarlos pero a su vez tan grandes como para que el vapor de agua que genere nuestro cuerpo pueda salir.

 Muchos fabricantes de calzado fabrican su propia membrana con el objetivo de reducir el precio de sus botas, tal como hemos visto en las suelas. El problema viene que sus recursos no son exclusivamente para el I+D en membranas impermeables y transpirables, por lo que el resultado final no es tan bueno como el de las empresas que se dedican exclusivamente a ello como la empresa química Gore. No obstante funcionan relativamente bien y para un uso no demasiado rudo nos pueden funcionar a la perfección. 

 Dentro del tipo de membranas tenemos un buen grupo a elegir como: 

  • Gore-Tex: La más utilizada y recomendada. No obstante las botas que llevan esta membrana pagan a Gore por su uso, que se verá repercutido en el precio de la bota. Es nuestra membrana favorita y utilizada por la mayoría de fabricantes de calzado. 
  • OutDry: membrana de origen italiana comprada por Columbia/Mountain Hardwear con el objetivo de reemplazar a Gore-Tex en su calzado. Esta membrana se hizo famoso al equipar al equipo ganador de la Volvo Ocean Race 2008, pero personalmente Columbia y su gran conglomerado de marcas nos parecen marcas un peldaño por debajo comparadas con el resto.
  • Dri-Tec: usada por Hi-Tec, de baja calidad normalmente.
  • Dry-Line: usada por Boreal.
  • M Select Dry: usada por Merrell para abaratar los costes del Goretex. 

Aislamiento térmico o no

El gran dilema de los pies fríos. Realmente para una bota de verano no es problema, de hecho casi ninguna lo lleva. Esto es utilizado principalmente en las botas de invierno, dado que en el verano podemos hacer uso de calcetines que cumplan con este requisito. Si de verdad eres de pies fríos, cómprate unos calcetines de primaloft, teniendo en cuenta que se calentaran de verdad tus pies.

¿Qué tipo de calcetines uso?

Al igual que las botas, los calcetines son otro mundo. Los hay de muchos tipos y precios por supuesto pero a primera vista todos nos parecen iguales. Lo ideal es buscar calcetines con el menor número de costuras posible, para evitar rozamientos y la posible aparición de ampollas. Posteriormente si la punta y el talón vienen reforzados y acolchados, esto mejorará el confort, pero comprobar previamente que son altamente transpirables.

Para el frío intenso se está poniendo de moda PrimaLoft. Un tejido sintético que se acerca mucho al calor que dan las plumas, pero con la ventaja que tiene su precio y su facilidad de mantenimiento. También es posible encontrar calcetines de PolarTec, pero tanto Primaloft como este último solo es recomendable en días muy muy fríos.

Las dichosas ampollas

Compañero de fatigas a todos aquellos que les gusta andar en periodos vacacionales. Hay productos que actúan como “segunda” piel para ayudar a cicatrizar la ampolla y que no siga rozando en el calzado. Un ejemplo es Compeed, mundialmente conocido por las mujeres que calzan zapatos nuevos de tacón.

Para los MacGyver siempre nos quedará el viejo truco de alfiler e hilo. Simplemente atraviesa la ampolla y deja un hilo de principio a fin con el objetivo de drenarla. Una vez seca podremos sacar el hilo con facilidad.

Diferencias entre botas de invierno y de verano

Antes de nada comentar que Botas de Invierno hay de varios tipos, principalmente de Cuero o plásticas.

En México ninguna montaña requiere una bota plástica por lo menos no por las rutas normales.

A la hora de diferenciar unas botas de invierno con respecto a unas de verano tenemos que remarcar las siguientes diferencias:

1) Dureza de la bota : tenemos principalmente 3 tipos, las blandas que vienen a ser las más comunes en botas de verano, las semirrígidas, usadas tanto en botas invernales como de verano y las rígidas, usadas únicamente en botas invernales. Como su nombre indica una bota rígida impide que esta se doble, facilitando la escalada en pendientes más pronunciadas y evitando los resbalones. Imaginaros subir una pendiente del 50% con crampones y que estos se doblen por llevar unas botas blandas…. un desastre.

2) Peso: Generalmente una bota de invierno pesa un 20% más que una bota de verano. El aislamiento de esta y una suela más rígida lleva a este aumento de peso.

3) Crampones automáticos o semiautomáticos. Esto será en función del tipo de suela. Las semirrígidas suelen permitir crampones semi-automáticos y las rígidas, ambos tipos. Como es lógico, los crampones de correas son compatibles con todo tipo de suelas.

Si generalmente caminamos en verano y casualmente en invierno, unos crampones de correas serán suficientes para caminar por los senderos marcados.

4) Aislamiento térmico: este valor no siempre está presente en una bota invernal y esto es debido principalmente para disminuir su peso. Si no vamos a estar en lugares extremos, con unos buenos calcetines de polar-tec ó PrimaLoft podremos salvar esta limitación. En algunos casos, el aislamiento viene cubierto por un calcetín interior propio de la bota.

 

Artículo de Viaja por Libre

 

 

 

 

¿Qué Incluye?

¿Qué Llevar?

Opcional

No se recomienda para personas con embarazo, lesiones de espalda, cuello y extremidades, hemofilia, asma, epilepsia y padecimientos cardiacos.